Chapter four: La Ciudad del Támesis

IMG-20150501-WA0009Sol rabioso, alta temperatura y unas nubes para decorar el cielo azul; en estas magníficas condiciones hemos comenzado la visita a la ansiada ciudad. Hora y cincuenta minutos de tren en ocasiones bordeando la costa y en otras atravesando la verde campiña inglesa han sido suficientes para llegar a Victoria Station, esta estación situada en el mismo centro de Londres sigue, a pesar de la reformas, guardando el sabor de la Inglaterra más victoriana. Desde allí y en una organizada formación los 43 visitantes hemos llegado a la casa de la Royal Family, esto es Buckingham Palace. Todo estaba bien calculado, hemos llegado precisamente en el cambio de guardia pero la afluencia masiva de gente (debido entre otras cosas a la espectacion que esta produciendo el inminente nacimiento del nuevo miembro de la familia) algunos apenas han podido ver el show.

Acabado el cambio de guardia dirigimos nuestros pasos a St James Park en donde pudimos contemplar un gran número de aves y árboles milenarios. En tan bucólico ambiente pudimos deleitarnos con los deliciosos almuerzos preparados por nuestras familias anfitrionas.

Llegamos a la Abadía de Westminster, lugar de alta tradición donde se corona a los reyes y reinas ingleses. Avanzando unos metros podemos contemplar el símbolo mas importante de la capital británica, el Big Ben. Como curiosidad hemos descubierto que se llama Elisabeth Tower. Enfrente del Big Ben numerosas estatuas recuerdan a personajes y primeros ministros ilustres de la historia inglesa y a dos referentes de la humanidad: Mandela y Gandhi. Avanzando por Parlament Street llegamos a la residencia del Prime Minister en el número 10 de Downing Street.

Llegando a Trafalgar Square damos por hecho que Londres ha sido el centro del mundo durante 200 año y desde donde se regía el destino de miles de personas de diferentes lenguas, razas y religiones.

Como última parada del recorrido oficial la archifamosa plaza de Picadilly con su histórica fachada publicitaria. Los chicos han tenido tiempo libre para comprar, callejear por la zona y empaparse del ambiente cosmopolita londinense por ellos mismos.

La vuelta en tren ha sido un poco más lenta de lo esperado debido a una avería en los semáforos de una de las estaciones. A pesar del retraso y como siempre los autobuses de la escuela estaban esperando a nuestros chicos para llevar cada mochuelo a su olivo.

What a exciting day!

The four londiners.

PD: Mientras hacíamos fotos en la zona del Big Ben hemos recibido dos visitas: nuestro exalumno Ayon, que ahora estudia y trabaja en Londres y Virginia, la prima de una de nuestras viajeras.

Anuncios